¡Qué dulce es editar!

Hace un año exactamente, me incorporé al equipo de Alfaguara Infantil y Juvenil Trade como editora y ¡el viaje ha sido increíble! Ya trabajaba yo antes aquí desde otros bastiones literarios: gestión, difusión, comunicación, promoción, marketing… en fin, el camino ha sido largo y gozoso. Pero estar del lado editorial tiene una magia muy particular y yo como lectora, siempre hubiera querido (sigo queriendo) que los editores -esos seres que aunque la mayoría no entendemos bien qué hacen pero que sabemos están involucrados con los libros y que los leen y revisan y trabajan con ellos mucho antes que nosotros siquiera sospechemos que tal historia existe- nos pudieran dar un “sneak peek” (un adelanto exclusivo, una primicia) de lo que está pasando por sus manos, por sus cabezas… Así pues, para celebrar este primer año de aventuras y #wows literarios y de una cada vez más frecuente interacción con ustedes, l@s lector@s, empiezo este blog que pretende ser una manera más de dialogar e ir compartiendo esta actividad que es tan divertida, demandante y enloquecida y que también sepan qué se está cocinando en esta oficina, cuáles son los retos y cómo vamos resolviéndolos. ¿Qué mejor que pensarlo como una manera de ir compartiendo lo dulce del quehacer editorial cotidiano?
En inglés existe el concepto que me encanta que es el de “eye candy“, que describe algo que es atractivo (la traducción literal sería algo como “dulce visual” pero en cristiano es más bien como decir “taco de ojo”). Pásele a este espacio para monchear, pero cuando se trata de libros no solo hablamos de un festín para el ojo, sino también uno para la mente, para el alma. Así pues, bienvenid@ a este blog: Editorial Candy.

Image